Haz clic aquí para volver a la página de inicio

NO TE PREOCUPES





No te preocupes se lo que sientes… yo también tuve miedo y dudas.

Yo también pedí que me quitaran el yugo de mi destino, desee no tener esa responsabilidad. Yo realmente tenía el mundo sobre mis hombros…

No te preocupes si no me entiendes. Yo les hablé de mi amor día y noche a mis apóstoles, escuchaban todas mis parábolas, y sin embargo estaban más preocupados en quien se sentaría a mi derecha al final de los tiempos o sobre cuántas veces se debía perdonar…

Nunca me entendieron de verdad.

No te avergüences si a veces me ignoras. Pedro, mi roca fuerte, mi sucesor, me negó… ¡y varias veces!... y a pesar de ello le confié el mundo y la obra de mi Padre…

No creas nunca que no comprenderé cada una de tus caídas, arrebatos y traiciones… Yo perdoné al que me traicionó, al que me negó, a los que me insultaron, a los que me asesinaron… ¿ qué es tu ofensa? Nada… y aunque no te parezca justo que yo te perdoné siempre aunque tú sigas cayendo en lo mismo, mi misericordia supera tu concepto de justicia.

No te avergüences cuando necesites "Pruebas" de mi poder. Tuve que hacer milagros para que mi gente me reconociera y me siguiera…¡ tuve que aparecerme resucitado ante ellos para que me comprendieran y dejaran de dudar de mi con mi muerte!

Y si no me reconoces allí ante ti, en el dolor y el llamado de los que te necesitan, qué mas da… nadie me reconoció como el Cristo cuando andaba entre los hombres.

No te preocupes si tienes pocos amigos, mucho dijeron ser los míos hasta el final y ya ves.

No te preocupes si tienes que reaccionar mal y amargarte a veces.

Yo les pateé el trasero a esos desubicados irrespetuosos cuando invadieron el templo de Mi Padre. De vez en cuando la ira es necesaria para comprender que el amor que de Mi heredaste es infinito a pesar de tu humanidad imperfecta y que es ese amor, mi huella en ti y el sendero que te devolverá a Mi algún día.

No te sientas mal cuando te veas solo, incomprendido, rechazado, golpeado, e insultado, Yo más que nadie sé lo que es eso… Y tú lo sabes.

No te sientas mal cuando te parezca inútil lo que haces y que no avanzas mucho a pesar de todo tu esfuerzo, Yo sentí lo mismo, miedo, dolor y frustración en cada caída rumbo a mi muerte.

No te preocupes si tus sueños son muy grandes y elevados, o de que va a ser difícil lograrlos, yo morí intentando cumplir el mío.

¡Elegí a 12 para cambiar a miles de millones y para hacer un mundo mejor1 ¡ Eso sí es una locura!, y mira, ya voy dos mil años y tengo para rato. Y además, llegué a ti.

Cuando duden de ti a pesar de ser honesto contigo mismo y con los demás, a pesar de ser coherente y obrar adecuadamente, ya somos dos.

Cuando te acusen de ser subversivo y te anulen sólo por ser auténtico, innovador y querer lo mejor para todos, cuando pisoteen tu sencillez, tu ingenuidad y el niño que llevas dentro, cuando a nadie le importe tus buenos sentimientos, únete a mi club.

No te preocupes por lo débil o tonto que te haga parecer el llorar, el estar triste, el andar solo, el hablar solo, deja que piensen lo que quieran, tú y Yo sabemos cuál es la verdad de tu alma y de tu soledad.

Si eres confiado, generoso e ingenuo o eres sujeto de tentaciones, de necesidades, no te preocupes, Yo pasé por todo eso, y aunque a veces termine sufriendo por ser auténtico y aceptar lo que soy y mis responsabilidades, ¡Qué bien se siente ser siempre lo que uno es!...

No te preocupes si eres débil y tienes miedo del sufrimiento o si eres cobarde a veces, hijo mío, Yo dudé ante la muerte. Y si caes por el peso de tu dolor, no importa, Yo caí varias veces en mi camino al Gólgota porque yo no aguantaba más…

No te preocupes cuando quieras tomarte un "respiro" de Mi. Porque sientes que te estoy cansado, mi gente me dejó a mi suerte a la hora de mi suplicio y de mi muerte.

No me quejo, pues ese fue el destino que elegí, que pedí, vivir por amor y no me preocupo tampoco pues ambos sabemos que al final volveremos a encontrarnos, por tu propia voluntad y por mi amor a veces impaciente…

No te preocupes si sientes que no estás haciendo mucho por mi obra, los míos ni siquiera me ayudaron a cargar mi cruz en mi camino a la muerte. Pero no te avergüences, me has ayudado muchas veces, descansa si quieres.

No temas cuando con tus pecados me rechaces y me lastimes, qué mas da… me escupieron, me flagelaron, me sangraron la cabeza con espinas, me cambiaron absurdamente por un criminal y me ajusticiaron como el más vil de ellos, me golpearon, me desnudaron indignamente delante de todos y se jugaron mi ropa, se burlando de mi sufrimiento y mi dolor, me clavaron el cuerpo en un madero, me dieron a beber hiel y me ultimaron con una lanza, ya estoy acostumbrado al dolor, ¿no te parece?.

No te preocupes. Te entiendo porque yo también fui hombre. Te amé con un amor de hombre, morí por ti con un amor de hombre, sintiendo el sufrimiento como lo siente un hombre y soportándolo como tal. Te amo con un amor de hombre y de Dios.

No te preocupes. Te amo y el amor verdadero lo soporta todo, tú lo sabes también pues lo has intentado muchas veces aunque hayas fracasado. No llores, ahora, te perdonaré y te aceptaré cuantas veces sea necesario hacerlo, aunque no entiendas mis razones ni mis sentimientos…

Muy en el fondo ambos sabemos que sí las entiendes, que me amas. No te presiones más si estás cansado de andar y de buscar, descansa en mis brazos. Yo velaré tu sueño, te abrazaré y no te despertaré aunque se me adormezcan los brazos y el regazo. Si estás triste, llora en mi hombro. Lloraremos juntos y te daré la palabra que te consuele, te diré siempre lo que necesitas oír, y te prometo que te irás reconfortado y alegre.

No te preocupes por tus heridas o por que no puedes levantarte cuando caigas. A veces te daré la mano. Otras veces te extenderé los brazos delante de ti y te enseñaré a levantarte por ti mismo.

No te preocupes si no me ves siempre que me busques yo estaré allí a tu lado en lo bueno y en lo malo. Tampoco te preocupes por lo que te falte. Todo lo que me pidas te lo daré con amor, aún lo que no me pidas y necesites, todo lo tendrás, y todavía más de lo que me pidas, todo te lo daré.

No te preocupes por nada pequeño mío, todo lo que debas tener y puedas manejar, lo tienes ya. Todo lo que debas saber y puedas aprovechar lo sabes ya. Yo te he enseñado bien, ahora te toca a ti. Con AMOR.
JESÚS.
Flechas de Navegación Anterior Arriba Siguiente