Haz clic aquí para volver a la página de inicio
Productos de Tierra Santa.com
¿Qué son las maras?

EL INSTITUTO SANTA TERESA DE JESUS RECIBE A 1.600 ALUMNOS CARENCIADOS

Honduras: Una escuela para chicos indigentes, protegida por las "Maras". Foto del Padre fundador de la Escuela y su asistente

"Padre le quiero regalar a mi niño. Lléveselo". "No señora, cuídelo usted, usted es su madre, yo la ayudo, pero cuídelo usted". El niño en cuestión tiene siete año, y la anécdota la cuenta el sacerdote español Patricio Larrosa Martos, quien desde hace 17 años, se dedica en Honduras a ayudar a los más desposeídos.


En lo más alto del cerro Nueva Capital, un palco pedregoso y empobrecido que cuelga sobre Tegucigalpa, Larrosa fundó hace siete años la escuela Santa Teresa de Jesús, que de 160 pasó a tener 1.600 alumnos, todos niños indigentes.


A la escuela se llega literalmente trepando por un camino de tierra desgraciado, que sube apretado contra las laderas y castigado por curvas abruptas. Cuanto más alto peores son las condiciones de las casillas que se levantan a los costados.


El único servicio que hay es electricidad. No hay agua potable ni cloacas. Las "casas" no tienen baños sino un hoyo en el suelo. Cuando se llena, lo tapan, lo rocían con cal o lo prenden fuego. Y luego cavan otro agujero y así.


La gente comenzó a llegar a estas colonias tras el huracán Mitch. Y aun hoy sigue llegando gente de zonas rurales buscando un pedazo de tierra. La alcaldía los acomoda en el cerro, pero estas tierras no están preparadas para vivir, y las casillas se empiezan a amontonar unas sobre otras.


En la colonia que rodea a la escuela viven 15.000 personas, repartidas en casas de madera, palos, cartones, chapa y trapos. Algunas familias intentan cultivar maíz pero el suelo es pura piedra.