Haz clic aquí para volver a la página de inicio
   
animadores-small (7K)

Los animadores en la catequesis familiar.

¿QUÉ ES SER ANIMADOR?
       

"El animador es ante todo un catequista, que como todo catequista tiene la misión de evangelizar, dar a conocer a Cristo bajo la luz de la Palabra y la oración".

La forma de desempeñar dicha tarea es muy particular, valiosa y ante todo moderna.    

El animador en su misión trabaja con los niños integrantes de la Catequesis familiar que se están preparando para recibir los sacramentos de la comunión y la confirmación.


Es necesario tener presente que son los padres, de aquellos pequeños, los protagonistas y principales catequistas. Entonces el animador es un colaborador de los mismos en la tarea evangelizadora. Es un refuerzo necesario para la total apreciación de los contenidos catequísticos. A la vez debe asumir un papel controlador y correctivo, siendo capaz de observar y percibir el desarrollo de la enseñanza trasmitida por los padres, también debe finalizar y concluir dicha enseñanza y "calificar" tanto el comportamiento como el saber de los niños.

Pero, su tarea aún tiene una característica mucho más relevante y comprometida. Es el encargado de centrar la atención en la actividad y el movimiento de la vida cristiana. A ello se debe la denominación del término"ANIMADOR" es el que anima, el que da ánimo, aliento, el que da Vida al Evangelio. Es una actividad dinámica, guía a los niños a vivenciar la fe y la actividad cristiana, poniendo énfasis en la comunión con Cristo a través del prójimo y sobretodo en la forma de vivir a Cristo en el mundo actual.

No debe confundirse el termino animar con el simple juego y recreación de los niños. Estas actividades son herramientas que llevaran al niño a profundizar un tema, meditar sobre el mismo y comprobar la posibilidad de llevar el Evangelio a la acción. Es decir que el animador tiene que pasar de las palabras y enseñanzas de los padres a las obras que los niños pueden realizar de las mismas.

La finalidad del animador sebe ser llevar al mundo real el tema de cada encuentro visto por los padres. De esta manera la liturgia se incorpora a la experiencia personal de cada niño. Este punto es crucial en la enseñanza de la catequesis porque unos de sus objetivos es enseñar a las personas a vivir como verdaderos cristianos, a la luz de la Palabra.

En síntesis, podemos sostener que un animador es:

"Es ante todo un "CATEQUISTA", que ha descubierto la importancia de seguir a Cristo y de evangelizar su Palabra.

"Es un"COLABORADOR" de los padres que catequizan a sus hijos y de la Iglesia que convoca y necesita activamente de dicha misión.

"Es dentro del grupo catequístico el encargado de ANIMAR, dar ánimo, Vida al EVANGELIO. Es un dinámico evangelizador.

"Es el REALISTA,el que lleva cada encuentro a la vida diaria a la experiencia cotidiana. El que enseña a ser cristianos en el mundo.

"Es un soldado que hará poner en marcha la práctica y la vida cristiana en los niños.

"Es también TESTIMONIO de vida y debe ser siempre un fiel testigo de Cristo, ya que su figura va a ser fuente inspiradora para el joven que los niños deseen ser.

  

Pero...¿Cuál es entonces la diferencia entre el animador, el matrimonio guía y los padres?

   El matrimonio guía: Presentan la Palabra de Dios a los padres y al mismo tiempo enseñan a los mismos a ser catequistas de sus hijos. También proponen el encuentro personal de los padres con Dios. Auxilian a cada familia invitándolos a la conversión, meditación y oración. Son animadores de los padres, es decir deben hacer vivir en ellos la Palabra de Dios acompañarlos y guiarlos a vivir como verdaderos cristianos en su familia, en la educación de sus hijos y en el mundo en el que actúan.

   Los papás: También son presentadores de la Palabra, porque desde el bautismo de sus hijos son los que van a comunicarles a ellos la existencia de Dios, son los iniciadores en la vida cristiana y en la fe de los niños. Por ello deben ser los catequistas por excelencia. Muestran el camino de los cristianos a sus hijos, de ellos depende que se acerquen a la Iglesia y a los sacramentos cuando son niños. Deben anunciar la Palabra y darles testimonio de vida. Son los que en todo el trayecto de la vida de sus hijos van a orientar acción cristiana. Son animadores en el sentido de que van a hacer vivir el Evangelio en sus hijos por la educación y atención que les brinden. En la catequesis los papás presentan las fichas y los temas a sus hijos permitiéndoles crecer como familia en la fe, fortalecer sus lazos y seguir una vida cristiana en comunidad.


¿Cómo lleva a cabo el animador su misión evangelizadora?

Es necesario que el animador cuente con un encuentro semanal con los niños y en un lugar fijo, donde se comparta la ficha vistas con los padres con anterioridad. Es fundamental saber que en el encuentro con el animador no se repasa la ficha vista con los padres, no es tarea suya volver a presentar la ficha, porque entonces su tarea estaría reducida a la simple repetición y no tendría ningún sentido innovador la reunión con los niños. Sólo debe volver a leer las citas bíblicas propuestas por la ficha, ya que el Evangelio es la herramienta primordial de cada encuentro. Únicamente se lee la ficha cuando no quedo claro el mensaje de los padres y el niño solicita una explicación. El encuentro con los niños se lleva a cabo a modo de conclusión y de meditación del tema. El animador para ello va a trabajar con creatividad, tomando el mensaje evangélico y llevándolo a la confrontación con la vida diaria para que cada niño sienta un compromiso personal con lo aprendido. El animador entonces hace del tema de la ficha una enseñanza distinta a la de los padres, integrando los contenidos en la acción.

El animador cuenta con deferentes herramientas indispensables para realizar sus encuentros:

"La Palabra de Dios.

"La oración.

"Cuentos, leyendas, fabulas, obras de teatro y de títeres, etc.

"Juegos: de presentación, iniciación, recreación, comunicación, etc.

" Trabajos prácticos: individuales y grupales.

"Trabajos integradores: son pruebas que pueden ser de carácter oral, escrito, juegos…


En cada encuentro con los niños el animador debe:


"Disponer siempre de un pequeño altar en el lugar donde se reúne con los niños. Cada reunión es un encuentro con Dios y el altar permite permanecer en un clima de oración y armonía.

"Colocar SIEMPRE a los niños sentados en círculo, de esta manera se rompe con el esquema de "escuela" y se genera un ambiente de amistad donde todos nos miramos los rostros y compartimos los momentos.

"El animador no debe estar siempre al frente de los niños como un profesor sino más bien incorporarse a la ronda.

"No puede permitir que el encuentro al igual que las pruebas integradoras se tornen monótonos y repetitivos.

"Siempre tomar asistencia y controlar que se estén realizando en tiempo y forma las fichas por parte de los padres. En caso contrario intervenir en el asunto junto con el matrimonio guía.

en cada encuentro temas de actualidad con los niños. Orientar siempre la mirada hacia las necesidades del mundo.

"Contar con todos los materiales que promuevan el canto y la oración al finalizar los encuentros.

"Siempre pedir colaboración de los niños y participación para cada uno de los momentos de encuentro. Es importante que ellos sientan que es un lugar donde pueden expresarse y realizarse libremente. Sin dejar de lado el respeto, el compañerismo y los buenos modales.


Actividades anuales que el animador debe realizar con su grupo de niños:


"En todos los años de catequesis familiar deben realizarse  APOSTOLADOS, donde los catequizando entren en contacto directo con las necesidades del mundo y con la practica cristiana. Los apostolados son salidas programadas hacia un lugar de destino con el fin de evangelizar. Como verdaderos apóstoles de Cristo esta tarea debe ser realizada con seriedad y compromiso con el prójimo. No se puede anular del cronograma de actividades ya que su realización puede despertar en los niños el deseo de la misión y les muestra la verdadera actividad que todo cristiano debe realizar. Hay diferentes tipos y formas de hacer apostolados. Por lo menos, deben realizarse en el año, dos: uno con fines solidarios y otro para predicar la Palabra de Dios, es decir con fines misioneros.


"Deben realizarse  CONVIVENCIAS y RETIROS. Estas permiten la vida en comunidad, la meditación personal y un encuentro más intimo con Dios.


 "Celebración de la Palabra", de los Sacramentos y actividades de la Iglesia.

Consideraciones generales que debe tener en cuenta el animador:

"El animador debe realizar un cronograma conjunto con el matrimonio guía para todas las actividades del año.


   "No debe alejarse del grupo de Catequesis Familiar, sino, permanecer en dialogo y compañerismo con todos los integrantes del grupo parroquial.


>   "Tener siempre presente que la actividad del animador es colectiva, debe actuar siempre en conjunto con los matrimonios guías, los padres y demás animadores.


   "Debe reconocer la acción del Espíritu Santo en sus obras y actividades de la Iglesia.


Mi testimonio de vida como animadora:


   ¡Ese primer día! no lo voy a olvidar, estaba tan nerviosa y no dejaba de temblar. De repente tenía que hablar, con 45 niños, que con sus ojos enormes no me dejaban de mirar. Fue entonces cuando les dije, ¡hola yo soy su animadora! Hasta entonces era un término nada usual. Ninguno de los chicos sabía que es los que yo les decía y unas carcajadas fueron pocas, al lado de esas risas.

   Yo también era niña, tan solo catorce años, y no tenía ni una chispa de creatividad.


   Pero ese día salí adelante gracias a la dinámica de presentación, y al juego del cartero. ¿Lo saben?


   Y así fui aprendiendo a empezar mi tarea, con la ayuda del libro guía para animadores y todo un equipo viejo de catequistas.


   Pero tenía algunos temores todavía:


   No sabía qué postura tenía que mostrar: Seria, decidida, amable o cariñosa, tenía miedo que no me respeten y no les gusten los trabajos. Las nenas no contestaban las preguntas y los varones solo esperaban el recreo. Intente con todas las personalidades y ninguna funcionaba, un día hacia chistes, y pensaban que estaba loca, otros solo les presentaba el tema del encuentro y ¡listo! Pero se aburrían, y no se imaginan los días en los que quería hacerlos jugar, hasta que corrían estos chicos… pero eso sí, cuando llegaba el recreo se iban disparando.


   Hasta que un día me propuse que solo seria yo misma, y bueno eso es lo que hice, pero las cosas mucho no cambiaron. Solo un poquito, se acortaron las distancias, y me di cuenta que de tanto miedo que les tenia ellos se me alejaban. Seguían haciendo lo mismo, se aburrían y no participaban, ¿será cosa de chicos eso? pero una cosa era segura, estábamos teniendo más confianza, y aunque se hacían los que no atendían siempre me escuchaban. Fuimos a hospitales, al hogar de niños y de ancianos.


   Hicimos juegos, fiestas y teatro, se reían cuando cantaba pero igual pasamos buenos ratos. A veces parecía yo la niña otras veces la gran maestra pero nunca era la misma y nunca me daba cuenta, que mientras ellos se divertían yo era la que aprendía. Y otros días aprendían ellos, y yo solo me divertía.


   Lo mejor de todo eran las oraciones, nunca pensé que 45 vocecitas pudieran aturdirte ¡tanto! y llenar tanto un corazón de rezos. Y así los días pasaron, y cada encuentro haciéndose más rico. No es merito mío, sino del Espíritu Santo, lo único que yo hacía era enamorarme un poco más, de ver a Cristo tantas veces en tan solo unas horas y en tantos niños juntos. Yo los ayudaba para que hagan la comunión y ellos con cada sonrisa ¡dejaban a Cristo en mi corazón!


   Ya pasaron 7 años de esa primera animadora que una vez fui. Algunas personas me dicen que pierdo tiempo los sábados, y siento que perdería la vida si me alejara de ese encuentro!


   Hoy puedo decir que ser animador es ser niño, ser serio y paciente, algunas veces, poeta y actor, es ser sabio e ingenuo, atento y reflexivo, ser creativo y ser realista y sobre todo ser lo que el mundo necesita para que los niños sean.


   En definitiva es ser uno mismo y ser el papel que toque en el escenario de DIOS.

Luján Morales

(Animadora Ca.Fa.Parroquia San Alfonso - Salta. Año 2008)